Caso Morena: «La mate por celos»

LIMA- María Delia Ludueña (40), madrastra de la menor reconoció su culpa de forma completa, sin incriminar a su marido. Ante el Fiscal Gutierres, aseguró que golpeó a Morena con “un palo”, que luego incendió, luego de que la menor orinara su cama el día de su muerte. 

También usó el objeto contundente para golpearla en la zona genital. No era la primera vez que lo hacía: Ludueña reconoció que sentía profundos celos de Morena ya que Pablo Lavin (42) tenía “un favoritismo” por ella, en vez de la hija que los dos acusados tenían en común. La había azotado en ocasiones anteriores por diversos motivos.

Lavin se limitó a asegurar que no estaba en la casa al momento del crimen. Sin embargo, ante las preguntas de Gutierres, adnitió que su mujer le reconoció el crimen y que le introdujo «el palo» a Morena en sus zonas intimas.

Ambos quedarán detenidos. Las heridas que Morena tenía en su cuerpo son compatibles con el relato de Ludueña.