COLUMNA- El ‘campeonato serio’ del COVID-19

POR: Eduardo Rivas (@EduardoRivas07)- Si uno piensa al COVID-19 como una suerte de campeonato conforme a la performance que tiene en cada Distrito, podríamos decir que dentro de la Región Sanitaria V Zárate fue como aquel recordado equipo de Cebollitas, puesto que quien mejor comportamiento tuvo midiendo la cantidad de enfermos en relación a la población fue Exaltación de la Cruz y quien lo siguió fue Zárate, donde apenas se enfermó un 2,6% de la población, números muy buenos comparados con los Municipios del primer cordón del Conurbano que más que triplican el indicador zarateño, así que como cantaban aquellos niños ‘bancarse ser segundo también es ser campeón’.

Esto ubica a Zárate bastante por debajo del resultado de la Región V, es decir, en términos resultadistas es un muy buen índice… el tema es cómo se logró alcanzar.

Zárate es el Municipio de la Región V que menos testeó, apenas al 11,1% de su población, pero con una tasa de positividad muy alta, por encima del 35%, lo cual expone que en Zárate no hay más casos de COVID-19 declarados porque no se los buscó, puesto que de haberse testeado en la misma proporción que testeó el resto de los Municipios, los indicadores hubieran variado mucho y Zárate hubiera dejado de estar en el podio. Baste como ejemplo que, teniendo más población que Campana, Zárate testeó menos personas que el Distrito vecino en términos absolutos. Aquí Zárate testeó un tercio menos de vecinos, en términos relativos, que el total de personas testeadas en el total de la Región V.

También es bueno el resultado respecto a la tasa de letalidad que tuvo el COVID-19 en Zárate pero este número también es engañoso puesto que no se consignaron todas las muertes porque es increíble, a todas luces, que tan solo haya fallecido una persona por COVID-19 fuera de los centros de salud locales. Esto es falso. También hubo fallecidos fuera de los nosocomios locales que no fueron incorporados a las estadísticas. Y pese a todo apenas iguala el valor total de la Región V.

Donde no son buenos los resultados es en lo que refiere a la cantidad de casos activos. Según la Sala de Situación del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Zárate tiene un alarmante 23,4% de casos activos del total de enfermos, un número mucho más elevado que el que reconoce el propio Municipio y que se ubica por encima de la media de la Región.

Como se ve, los únicos números en los cuales Zárate ‘salió bien en la foto’ es donde debía contar los casos iniciales, y como se ve se consiguió a partir de reducir el universo de posibles positivos, y ya se sabe, a menos tests, menos positivos.

Pero ¿Qué ocurre con la cuestión de las vacunas en Zárate?

La situación es mala, y no por hablar de cuanta gente de fuera de Zárate se vacunó, que hubo, ni por los vacunados VIP, que también los hubo, ni por los bajos indicadores de trabajadores de la salud vacunados, que también los hay. Desenmascarando el número de vacunados consignados como tal sin serlo, Zárate vacunó apenas al 4,7% de su población, mientras que Campana vacunó al 5,6% pese a haber comenzado después de Zárate el mismo proceso, lo cual se evidencia al ver la aplicación de la segunda dosis donde la relación se invierte por apenas una décima… pero solo por una cuestión de tiempo puesto que el dato relevante es cuántos vecinos comenzaron el proceso de vacunación.

En definitiva Zárate está más cerca de pelear el descenso que el campeonato en lo que a COVID-19 concierne, y en términos sanitarios esto significa peor salud. Los indicadores exponen una realidad preocupante y no se ven acciones concretas que busquen modificar la realidad sanitaria.

La única verdad es la realidad, y la realidad es esta (datos oficiales de la Provincia de Buenos Aires).

También es bueno el resultado respecto a la tasa de letalidad que tuvo el COVID-19 en Zárate pero este número también es engañoso puesto que no se consignaron todas las muertes porque es increíble, a todas luces, que tan solo haya fallecido una persona por COVID-19 fuera de los centros de salud locales. Esto es falso. También hubo fallecidos fuera de los nosocomios locales que no fueron incorporados a las estadísticas. Y pese a todo apenas iguala el valor total de la Región V.

Donde no son buenos los resultados es en lo que refiere a la cantidad de casos activos. Según la Sala de Situación del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Zárate tiene un alarmante 23,4% de casos activos del total de enfermos, un número mucho más elevado que el que reconoce el propio Municipio y que se ubica por encima de la media de la Región.

Como se ve, los únicos números en los cuales Zárate ‘salió bien en la foto’ es donde debía contar los casos iniciales, y como se ve se consiguió a partir de reducir el universo de posibles positivos, y ya se sabe, a menos tests, menos positivos.

Pero ¿Qué ocurre con la cuestión de las vacunas en Zárate?

La situación es mala, y no por hablar de cuanta gente de fuera de Zárate se vacunó, que hubo, ni por los vacunados VIP, que también los hubo, ni por los bajos indicadores de trabajadores de la salud vacunados, que también los hay. Desenmascarando el número de vacunados consignados como tal sin serlo, Zárate vacunó apenas al 4,7% de su población, mientras que Campana vacunó al 5,6% pese a haber comenzado después de Zárate el mismo proceso, lo cual se evidencia al ver la aplicación de la segunda dosis donde la relación se invierte por apenas una décima… pero solo por una cuestión de tiempo puesto que el dato relevante es cuántos vecinos comenzaron el proceso de vacunación.

En definitiva Zárate está más cerca de pelear el descenso que el campeonato en lo que a COVID-19 concierne, y en términos sanitarios esto significa peor salud. Los indicadores exponen una realidad preocupante y no se ven acciones concretas que busquen modificar la realidad sanitaria.

La única verdad es la realidad, y la realidad es esta (datos oficiales de la Provincia de Buenos Aires).

FUENTE: https://principedelmanicomio.wordpress.com/2021/03/14/el-campeonato-serio-del-covid-19/