COLUMNA- ¿Osvaldo Cáffaro al Ejecutivo nacional? ¿Osvaldo Cáffaro Intendente 2023?

POR: Eduardo Rivas (@EduardoRivas07) Corrían los años 80’, empezábamos a cambiar de música en nuestros oídos y el rock nacional se empezaba a asentar en la primavera democrática argentina. En el año 1987 terminábamos la primaria en la Escuela 10 y Gabriel Fernández Capello, Vicentico, al frente de Los Fabulosos Cadillacs, le contaba a todos que su novia se cayó en un pozo ciego, pero no era lo único que cantaba.

El primer track del disco que Los Fabulosos Cadillacs lanzaron aquel año, y que daba título al LP (lectores millenials averiguar qué era un LP) decía en ritmo de ska que ‘yo te avisé, y vos no me escuchaste’, como era de prever el título del disco y la canción era ‘Yo te avisé‘.

Y algo de eso hay en la nota que publicáramos hace ya casi un año, donde nos preguntábamos si se habría una nueva era política en Zárate.

Si bien no sería para ocupar un lugar en el Ministerio del lnterior sino en el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, encabezado por Gabriel Katopodis (será por eso, quizás que mientras todos los Ministros y hasta el Presidente recibieron como presente de fin de año una cantimplora y una luz LED, el Ministro Katopodis recibió un vino Monteagrelo-Bressia – Cabernet Franc – 2018, y también por ello que el Máster Plan anunciado sea sobre Hábitat… ¿Qué mejor que ser él quien garantice la llegada de fondos para SU Master Plan?), con ello tendría que ver el alto grado de exposición de Ariel Ríos durante el mes de enero, el mostrarlo como un ‘Intendente en acción’ y poder visibilizarlo para la ciudadanía, puesto que pese a que ocupa cargos públicos desde el inicio de la gestión caffarista aún sigue teniendo un alto grado de desconocimiento entre los vecinos zarateños.

La partida de Cáffaro al gabinete del Presidente Fernández se venía barajando desde hace un año atrás, sin embargo el asesinato de Fernando Báez Sosa primero, que puso a Zárate y a su Intendente en la vidriera nacional porque se mencionó a su hijo entre los sospechosos y porque compartía estudio jurídico defensor con los incriminados por el brutal asesinato, y luego la pandemia quitaron el tema de agenda. Pero pasó el tiempo y con la pandemia un poco más controlada y el asesinato de Báez Sosa fuera de las primeras planas de los medios, se comienzan a recuperar viejos planes.

Una de las cuestiones a tener en cuenta es cómo es el pase de Cáffaro a la órbita nacional, puesto que como decíamos hace un año ‘si bien no son incompatibles ser intendente municipal y funcionario público del Poder Ejecutivo Nacional, claro está que no se pueden desempeñar bien ambas funciones en simultáneo, por lo que Osvaldo Cáffaro tiene por delante, de aceptar la propuesta del gobierno nacional, dos posibilidades, pedir licencia o renunciar. No es lo mismo que se incline por cualquiera de estas opciones, ya que si fuera una licencia se podría extender más allá de octubre de 2021, y esta no es una fecha tomada al azar, puesto que si en cambio se inclina por renunciar, se elegiría nuevo intendente en esa fecha tal como indica el artículo 123 de la Ley Electoral bonaerense que expresa que ‘En caso de renuncia, muerte o destitución por delitos dolosos del Intendente, éste será reemplazado por el primer Concejal de la lista a la que perteneciere y que hubiere sido electo juntamente con aquél; en caso de fallecimiento, excusación o impedimento del primer candidato, lo reemplazará el segundo y así sucesivamente, hasta que se verifique la elección del nuevo titular del Departamento Ejecutivo, la que se llevará a cabo en la primera renovación del Concejo Deliberante.’ Es decir, si Osvaldo Cáffaro pide licencia asume Ariel Ríos, que fue el primer concejal de la lista del año 2019 en la que Cáffaro fue electo intendente, mientras se extienda dicha licencia. En cambio si Cáffaro renuncia, Ariel Ríos asume como intendente hasta octubre de 2021, fecha en que debería elegirse un nuevo intendente. Aunque no sería esta la única consecuencia, porque en los momentos en que Ríos se tomase licencia Zárate volvería a tener intendente peronista, puesto que la segunda concejal de la lista del Frente de Todos en 2019 es Olga Cerato.‘

Y aquí, creemos, se encuentra el meollo de la cuestión (VLS dixit), puesto que la ley 14836 establece en su Artículo 1°. ‘Modifícase el artículo 3° del Decreto Ley N° 6769/58, “Ley Orgánica de las Municipalidades”, el que quedará redactado de la siguiente manera: “Artículo 3°. El Intendente y los Concejales serán elegidos directamente por el pueblo, durarán en sus funciones el término de cuatro (4) años y podrán ser reelectos por un nuevo período. Si han sido reelectos no podrán ser elegidos en el mismo cargo, sino con intervalo de un período. El concejo se renovará por mitades cada dos (2) años”.’, si Osvaldo Cáffaro renunciara, se convocaría a elecciones en octubre de este año para un nuevo período, y todo indica que Nuevo Zárate volvería a ganar (no es casual que sea bajo el sello de Nuevo Zárate que se presente a la elección porque si no se presentan por dos comicios seguido pierde la entidad para poder presentarse en la elección siguiente), en consecuencia se iniciaría un nuevo período para intendente… el período que necesita Osvaldo Cáffaro para volver a presentarse a elecciones, puesto que la ley no dice en ningún lugar que el período deba ser completo, y lo que no está prohibido está permitido, en consecuencia se podría interpretar que este podría ser un camino para que Osvaldo Cáffaro pueda sortear el limitante que le impone la ley 14836 y ser nuevamente candidato en 2023. La clave, a diferencia de muchas otras situaciones en que se pensaron parecidas es que en este caso habría una elección entre las dos elecciones de Cáffaro, por eso es tan importante si se toma licencia o si renuncia y en qué momento lo hace.

Aquel disco de Los Fabulosos Cadillacs incluía también una canción que, dicen, dedicaron a un ex diputado radical. Cuenta la anécdota que la Juventud Radical había organizado un recital y que ‘entre los invitados se encontraban músicos de otros grupos convocados, como Los Abuelos de la Nada y Los Enanitos Verdes, pero faltaban ellos, Los Fabulosos. Jesús Rodríguez, líder político de la JR, los llamó a través del micrófono: “Invito a los Fabulosos a compartir nuestra mesa”, a lo que desde un costado respondió Vicentico “No nos sentamos en esa mesa porque detrás hay carteles de la Juventud Radical, y nosotros no somos radicales. Y porque no compartimos ninguna mesa con quiénes votaron la Ley de Obediencia Debida”’, aunque el líder de la banda buscó matizar la cuestión y señaló que ‘“El tema no es contra nadie en especial y hasta salió antes del asunto de aquélla conferencia de prensa. Creo que es una letra para cualquier músico de rock, con ese sentimiento hacia la gente que te hincha las pelotas y te critica sin entender nada. Sale de estar podrido que te rompan las pelotas, por eso al final dice ‘nunca podrás callar esta canción’. Y es eso: nadie nos pudo hacer callar, ni podrá.”’ La canción en cuestión es ‘Yo no me sentaría en tu mesa’ y dice ‘por más que quieras tapar toda nuestra voz, nunca podrán callar esta canción’, la nuestra tampoco.