ESCOBAR- Desalojaron predio ocupado desde hace un año

Un predio de unas cinco hectáreas, que había sido ocupado por unas 60 familias, fue desalojado por las fuerzas de seguridad, en cumplimiento de una orden del juez de Garantías Nº3 de Escobar, Luciano Marino, que resolvió la desocupación de los terrenos y los vecinos, en forma pacífica, abandonaron el lugar.

En septiembre de 2019 los usurpadores tomaron los terrenos ubicados en el límite de los barrios Stone y San Luis. Allí se instalaron unas 60 familias que por decisión judicial debieron dejar el predio, perteneciente a una empresa privada.

Fuerte presencia de fuerzas de seguridad en el lugar

A diferencia de lo que ocurrió en Guernica, tras la llegada de los efectivos los usurpadores comenzaron a desarmar las casillas y a retirar sus pertenencias. En el lugar no habia solo tiendas, muchos construyeron viviendas de material y de madera. Algunos aseguran que pagaron por su lote o y que fueron estafados. Aunque no pudieron comprobar legalmente ser dueños de la parcela.

En el lugar hubo un importante operativo policial, que incluye efectivos de Infantería que están fuertemente equipados con escudos y bastones. Además hay efectivos de la policía comunal.

La semana pasada los vecinos del barrio en cuestión habían realizado protestas frente a la Municipalidad de Escobar y en la Panamericana ante la posibilidad del desalojo.

Cerca del mediodía, la fiscal del caso, María Paula Gaggiotti, se hizo presente en el predio y confirmó que el procedimiento se realizó sin incidentes. «El dueño del terreno vendió algunos lotes y los que se van a desalojar son los que están usurpados ilegítimamente; esas personas tendrán oportunidad de hacer su descargo y nosotros determinar si son compradores de buena fe», explicó.

Al mismo tiempo, la funcionaria judicial agregó: “Hay algunos que está determinado que fueron adquirientes al titular, no serán desalojados. Los que no tengan escritura serán desalojados”.

Según trascendió, desde el municipio ya comenzaron a buscarle un lugar a los usurpadores para darles asistencia y una solución habitacional. También se les reintegraría el dinero que destinaron para la construcción de las viviendas, que una vez completado el desalojo, serán derribadas.