INVESTIGACIÓN- Los Cáffaro Papers

El asomarse a una causa judicial es, para quienes no somos abogados, una tarea ardua y compleja porque uno se encuentra como en un laberinto en el que va eligiendo por donde ir y, una y otra vez, tiene que recomenzar la tarea para no perderse en la maraña de trámites, avances y retrocesos de la misma.

Pero cuando se cuenta con ayuda que guía el camino es más sencillo porque es tal como me leyera la señorita Emilse en la primera lectura de mi libro de primer grado, te dan un empujoncito y aprendés.

Y entonces pasa ser interesante la lectura porque uno se encuentra con una realidad paralela, que normalmente no se exhibe, y he ahí el valor de estos Cáffaro Papers, porque el intendente reconoce en privado y ante la justicia lo que no reconoce y asume ante los vecinos.

Esto se desprende de la lectura del Expediente FSM 48772/2017/TO1, la causa del electroducto de Barrio 6 de Agosto por la que el Intendente Municipal Osvaldo Cáffaro deberá sentarse en el banquillo de los acusados del Tribunal Oral Federal de San Martín 5 bajo la imputación de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público, como así también por la malversación de caudales públicos, entre otras cuestiones por ‘Haber actuado en el marco de la licitación pública del Municipio de Zárate N° 29/2013 y de las obras en definitiva contratadas, al menos, con los funcionarios públicos Patricia Agustina Fernández, Salvador Carlos Ingrassia, Osvaldo Caccavielo y Pablo Andrés Giménez, cada uno desde el ámbito de su competencia funcional, de acuerdo entre sí y al menos con el Presidente de la firma C&E Gustavo Alberto Castillo y la colaboración del representante técnico Horacio Héctor Fernández; en tal sentido habrían direccionado el proceso de licitación para que sea ganado por la mencionada empresa y que resulta especializada en obras viales, que ofertó por la suma de pesos cuarenta y cuatro millones novecientos noventa y cinco mil ($ 44.995.000) y se le adjudicó por la suma de pesos cincuenta millones ochocientos veinte mil (50.820.000), siendo que el Convenio Marco suscripto con el ex Ministerio de Planificación Federal de la Nación involucraba cuatro líneas eléctricas, mientras que el llamado a licitación se efectuó por tres líneas y se terminó adjudicando y firmando el contrato únicamente por dos líneas eléctricas, incluyéndose en algún momento la realización de obras viales y pluviales consistente en el proyecto conocido como “Avenida Circunvalación”, cuando el llamado y objeto de la licitación fue la realización de obras de seguridad de energía eléctrica’.

Entonces es de gran valor exponer lo que Osvaldo Cáffaro dijo a la Justicia en su indagatoria, puesto que es allí donde pone en blanco sobre negro, aunque en realidad muchas veces hay demasiados grises, el porqué de su accionar en relación a los delitos que se le imputan, y allí el Intendente afirmó por ejemplo que ‘cuando uno explica públicamente una obra, un proyecto o un programa, es muy difícil llevarlo a un lenguaje que la gente lo pueda entender, comunicacionalmente y para el interés del vecino (excepto los que están en la línea de alta tensión) para el resto de la comunidad’, es decir reconoce que lo que dice no siempre es lo que es y que muchas veces modela su discurso en pos de lo que quiere que la ciudadanía entienda, que como él mismo lo reconoce, no necesariamente es la realidad. De hecho no lo es, porque cuando es consultado por el Juez ‘para que diga si en algún momento se incluyó en el proyecto de obra de seguridad de energía eléctrica la construcción de una Avenida de Circunvalación manifiesta que no, que eso estaba previsto para una segunda etapa con fondos Municipales o gestionando fondos por fuera’, porque ‘la prioridad nunca fue la Avenida, sino que las notas reflejan la prioridad, que lo técnico concreto es esto, lo publicitario es otra cosa […] lo publicitario tiene que hacer que la gente lo pueda visualizar […] la realidad es estas notas firmadas’.

A confesión de parte relevo de pruebas, dicen los abogados. El Intendente Cáffaro reconoce que dice una cosa a los ciudadanos y firma otras. El Intendente Cáffaro reconoció ante el Juez que miente a los vecinos, sería oportuno que les explique a éstos por qué lo hace.

Pero a medida que uno sigue leyendo el asombro es mayor, puesto que cuando le exhibe el Juez ‘el tomo 1 del expediente Municipal 4121-8555/2013 en relación al pliego de la licitación de fs. 25/157 y el pliego complementario obrante a fojas 158/398, refiere que lo hizo TRANSBA SA y que esto le daba seguridad, que tales documentos nunca pueden haberlos confeccionado ellos, dado que carecen de los conocimientos técnicos y que es imposible que lo haya hecho la Municipalidad’. O sea, el Intendente dice sin sonrojarse que el expediente municipal con las licitaciones no lo hizo el Municipio, curioso, pero no solo eso sino que cuando las cosas las hace el Municipio él desconoce o no tiene nada que ver.

Cuando las preguntas son técnicas, Cáffaro afirma que ‘son datos muy específicos y técnicos que el deponente desconoce y a ese nivel de definición no puede dar. Que como toda estructura piramidal el deponente transfirió responsabilidades’. O sea sacarse el problema de encima y endosárselo a sus colaboradores.

Cuando las preguntas refieren a cuestiones legales del Municipio él tampoco tiene que ver puesto que ‘no fueron rubricadas por el deponente sino por el representante legal de la Municipalidad, Alan Paul Fortune’.

Pareciera que el Intendente lo único que hace es ser un mero relacionista público de otra gente que toma decisiones y asume responsabilidades. Significa esto que miente el Municipio cuando en cada comunicación pública enuncia que las cosas se hacen por decisión, voluntad o mero deseo del Intendente, él mismo reconoce que esto no es así.

A tal punto no lo es que aquel lejano 19 de abril de 2018 el Intendente  afirmó que la obra que suscitó la denuncia ‘no es una obra física de trasladar un electroducto a otro lugar, el problema más grande es que esta gente sigue viviendo hoy debajo del electroducto sin la infraestructura, por eso es que la obra es una obra de seguridad eléctrica, que hay problemas de salud, de medio ambiente, al no tener agua cloaca, que allí cae en una contradicción dado que no sabe si darles infraestructura si están viviendo debajo de las torres’, y hoy, más de dos años después y tras haber dedicado dinero a recitales de artistas que han cobrado millones de pesos, haber armado con muchos millones de pesos un equipo de básquet profesional, y haber malgastado dinero por doquier, la realidad de los vecinos que viven debajo del electroducto no se modificó, al punto de haber recibido recientemente un nuevo revés judicial tal como lo mencionamos.

El tiempo sigue avanzando y lo plazos judiciales se van cumpliendo. El juicio oral, sin prisa pero sin pausa, comienza a estar más cercano y será una gran oportunidad para entender qué hizo el Intendente respecto a esta acusación y qué hace el intendente en su trabajo, puesto que cuando le consultaron respecto a los pliegos licitatorios afirmó que ‘no revisa todo el pliego’, cuando le preguntaron por una firma previa que él avaló ‘no revisa las firmas, que si viene con la firma entiende que fue firmada por el funcionario competente, por el principio de confianza’ porque el entiende que ‘todas las personas son buenas y honestas, que no puede desconfiar de todos, que eso tiene que ver con el equipo que ha armado, que más allá de la importancia de lo técnico y lo profesional, está el tema de la honestidad y que sean buenas personas’. Tendrá posibilidad en el juicio de poder justificar tal afirmación y su equipo de demostrar que el Intendente no se equivoca en su apreciación, tarea que por cierto aparece como complicada sobre todo cuando se le pidió a Cáffaro que ‘explique por qué motivo si la empresa C&E ofertó la suma de $ 44.995.000 y se adjudicó la obra a dicha empresa por el monto $ 50.820.000 refiere que eso nunca lo supo, que el Secretario o Subsecretario tenía que cruzar esa información’.

Queda mucho por conocer y la ciudadanía merece conocer toda la verdad. No la que se transmite en carteles de obra que después se arguyen carteles publicitarios o con mensajes que se modelan para decir lo que la ciudadanía, a criterio de sus gobernantes, quiere escuchar. Como suele decirse en las películas que reproducen juicios, ‘el pueblo merece saber toda la verdad y nada más que la verdad’, y eso se sabrá pronto.

Mientras tanto, sin saber mucho de Derecho, por no ser profesional del área, nos surgen numerosas dudas en la causa que obramos en nuestro poder, pero justo es reconocer que no todas son dudas, la causa también aporta, al menos, diez certezas.

Éstos son los diez dedos de las manos del Intendente Municipal.

AUTOR: https://principedelmanicomio.wordpress.com/2020/09/06/los-caffaro-papers/

One thought on “INVESTIGACIÓN- Los Cáffaro Papers

Los comentarios están cerrados.