La fiesta caffarista, la fiesta clandestina

COLUMNA- POR: Eduardo Rivas // Intendente, imagino que le llamará la atención que le escriba, pero creo que es necesario que tome cartas en el asunto porque la situación se está desmadrando y ya no alcanzan las puestas en escena sino que se precisan acciones concretas que modifiquen la realidad.

Personalmente no comparto el  Proyecto de Ordenanza que envió al Concejo Deliberante y que obedientemente los concejales que se referencian en usted aprobaron,fundamentalmente porque no se puede prohibir lo prohibido y porque no se establece una cantidad mínima de participantes para poder discernir una fiesta familiar de una fiesta comercial, lo cual da lugar a que se prohíba todo, y a mi juicio eso está mal.

Ojo, no creo que no se deba controlar e incluso creo que es discutible la realización de este tipo de fiestas, pero siempre, no solo ahora, aunque ahora se hace más acuciante dada la emergencia que estamos transitando. Aunque justo es decir que si nos manejamos por las fraudulentas estadísticas que provee su Secretaría de Salud, no debería ser un tema de preocupación puesto que pese a la realización de este tipo de encuentros, la tendencia de contagios es descendente… o al menos así lo refieren los reportes epidemiológicos diarios.

Tampoco queda muy claro el por qué no se pueden realizar las fiestas en Zárate, aunque la Decisión Administrativa 2216/2020 publicada este lunes en el Boletín Oficial, autoriza reuniones de hasta 200 personas.

No se entienden entonces ciertas acciones del gobierno a su cargo, Intendente.

Es cierto que es necesario cuidarse, y a veces no alcanza con mudar el lugar de trabajo y limitar el acceso de gente externa al sitio donde uno trabaja ni con realizar la mayor cantidad de actividades de manera virtual, muchas veces por más cuidado que uno tenga, aunque use barbijo que el resto de los vecinos no pueden usar, y se ponga antiparras o mono sanitario los problemas se nos escabullen y mientras nos cuidamos del exterior van avanzando por el interior. Ya lo decía René Joglar, ‘me infiltro en el sistema y exploto desde adentro’, así que imagínese que si él lo planteaba, ¿Cómo no lo va a hacer el COVID-19?

Por eso es necesario redoblar los esfuerzos de cuidado, y no dudo que usted está preocupado por eso Intendente, pero a veces con la preocupación no alcanza. Es necesario actuar, para corregir lo que está mal y sancionar a quienes se equivocaron, para que el resto sepa qué es lo que ocurre cuando uno hace las cosas mal. Si no caemos en el tango Cambalache ‘todo es igual, nada es mejor’. Así funciona nuestro sistema y así nos han enseñado desde chicos, premios y castigos. Yo lo uso con mis hijos, premio cuando hacen las cosas bien, corrección y castigo, si corresponde, cuando las hacen mal, doy por sentado que usted hizo lo mismo.

Pero, ¿Sabe qué? como diría ‘el Diego’ se le está escapando la tortuga…

Decía Arturo Illia que ‘No les tengo miedo a los de afuera que nos quieren comprar, sino a los de adentro que nos quieren vender’ y si acepta una sugerencia, recuerde siempre esta frase. Uno suele cuidarse de lo que viene de afuera y muchas veces los principales problemas vienen desde adentro. Hágame caso, cuando tenga dudas de qué hacer, piense en Illia, es un buen ejemplo a seguir.

Le voy a dar un ejemplo del por qué.

Cuando iniciaba estas líneas le hablaba sobre su proyecto para reprimir la realización de fiestas no autorizadas y créame que aunque no comparto las formas, coincido con el fondo, por eso es importante predicar con el ejemplo, demostrar que se lleva a hechos concretos lo que se proclama en el discurso. Y si conoce a quienes hayan participado de fiestas clandestinas y tiene pruebas, denunciarlo. No se olvide que hay una cuestión de salud pública de por medio y los funcionarios tienen la obligación de denunciar si toman conocimiento de un delito. Si no, es como decía mi abuelo, amigo de don Arturo Illia, quien expresaba ideas similares pero de manera más campechana, si no hay coherencia entre el decir y el hacer ‘se pregona la moral con la bragueta abierta’.

Imagino que usted no puede saber qué hacen sus funcionarios fuera del horario laboral y está bien que así sea, aunque cuando el accionar ‘privado’ no va en línea con lo que se expone como accionar público, usted no puede no saber. Y si usted sabe, está obligado a actuar, no puede mirar para el costado, porque si no usted es cómplice de esa situación. ¿Entiende lo que le digo, no Intendente?

Tomemos un ejemplo, ¿Usted sabía que su Secretario de Desarrollo Humano utiliza los vehículos del Municipio que los vecinos no ven pasar por sus calles para cuidarlos para ir de paseo a Bragado? Quiero creer que no lo sabía y que ya tomó medidas al respecto, porque doy por sentado que usted no será cómplice de tal situación, porque estoy convencido que a Usted lo preocupa más la seguridad de los zarateños que la comodidad del bragadense, ¿Verdad?

Veamos otro ejemplo.

¿Le informaron de la realización de una fiesta clandestina el pasado sábado 19/12 en el Barrio La Florida? Si lo informaron ¿Qué acciones tomó al respecto? Si no le informaron averigüe, le están escondiendo información, créame, recuerde a don Arturo.

Averigüe también si había un Secretario de su gabinete en esa fiesta y tenga en cuenta que no es bueno poner al zorro a cuidar las gallinas, ¿Me entiende, no? Ser de un partido solidario, no significa que se sea solidario. ¿O estaba de ‘agente encubierto’?

Pero en su defensa, la del Secretario digo, averigüe también si no estaba acompañado por otros funcionarios. Porque la información que ronda en la ciudadanía es que no habría estado solo el Secretario, ni dentro de la pileta refrescándose ni en el predio denunciado por los vecinos, y menos mal que así fuera, porque quienes estuvieron allí cuentan que no estaba en condiciones de poder andar solo, sino que lo acompañaba, al menos, un Director, una Jefa y algunos funcionarios y funcionarias municipales más, algunas en Toyota Hilux de vidrios polarizados.

Vea Osvaldo, si uno quiere y tiene interés de saber qué pasa más allá del despacho oficial se entera de las cosas. ¿Cuál es su realidad? ¿No se entera? ¿No se quiere enterar? ¿Se entera y no hace nada? ¿Para qué tanta pantomima de Ordenanza y recorrida por los medios, que según la Rendición de Cuentas son proveedores del Estado municipal (a propósito, ¿Proveen algo más que espacio para que Usted hable?), si cuando tiene la información a su alcance no hace nada? Alejandro Cimiotta, Secretario de Seguridad municipal, declaró días atrás que el Estado municipal iba a accionar contra las fiestas clandestinas, ¿Qué hizo al respecto con la fiesta donde participaron funcionarios municipales? ¿O esa fiesta, en particular, la habían autorizado los funcionarios actuantes?

Averigüe, puede consultar en el registro de las llamadas telefónicas al Municipio el sábado pasado, cuando los vecinos hicieron la denuncia por la fiesta, seguro está grabada la conversación… bueno, seguro si no hicieron caso y no la borraron cuando el Secretario se acercó a pedir que la borraran. Vea, le voy a ahorrar el trabajo, no pida el registro de la llamada porque efectivamente no quedó constancia de la denuncia. Una pena, porque si no se sabe lo que se hace mal, no se puedo corregir para mejorar.

La situación de solicitar que se borren las pruebas de situaciones anómalas no es nuevo en el gobierno municipal, recuerde la actuación del Presidente y Secretaria del Concejo Deliberante. De paso también lo pueden recordar los concejales, que pese a tomar conocimiento público luego avalaron la reelección en sus cargos

No habla muy bien de su gobierno que mientras se prohíbe a los vecinos reunirse, funcionarios municipales participen de fiestas clandestinas. ¿Quién controla a los que tienen que controlar?

Hágame caso Osvaldo, yo sé que mis escritos no le caen simpáticos, pero no se preocupe por mí, preocúpese más por los que desde adentro le están pateando en contra. Pasó en Salud y cambió, aunque la mejora no fue determinante. Acá tiene otra posibilidad de cambiar para mejorar. Y siga mirando hacia adentro y no se preocupe de los que intentan ayudar desde afuera.

Recuerde a Don Arturo.

De usted depende que la Seguridad local no sea clandestina.

Fuente: https://principedelmanicomio.wordpress.com/2020/12/22/la-fiesta-caffarista-la-fiesta-clandestina/