OPINIÓN- Educando con el ejemplo… el mal ejemplo

Por: Eduardo Rivas- En todos los estadíos de educación que fui atravesando tuve quienes me enseñaron en forma académica, y quienes lo hicieron a partir de una cualidad básica que ahora, transcurrido el tiempo, valoro más que el academicismo… el ejemplo. No bastaba con decir qué era lo que había que hacer, lo hacían. Pasó el tiempo e intento ponerlo en práctica, porque los conceptos académicos están en los libros y sabiendo a cuáles de ellos se debe recurrir, uno puede releerlos siempre que lo considere oportuno, pero el otro aprendizaje, el que no aparece en los libros es el que realmente vale la pena.

Por eso estoy convencido que esos maestros me formaron. Tanto en la escuela como en el club, tanto cuando era un niño como cuando ya no lo era tanto. Por eso creo que es tan importante tratar de obrar lo más parecido posible, siempre hay matices, a lo que uno pregona. No es sencillo, pero vale la pena intentarlo, y es un deber modificar cuando se es consciente que los caminos divergen, ya sea modificar acciones o las ideas que se defienden.

Y la educación formal es, desde la época de Sarmiento, el ámbito por excelencia de la formación de los habitantes del país, para bien y para mal, porque no todo el aprendizaje es bueno, pero es cuando todos vamos adquiriendo un bagaje que nos acompañará a lo largo de la vida.

¿Pero qué ocurre cuando la educación no educa? A mí me pasó. Cuando cursaba la secundaria tuve una profesora que, allá por finales de la década de los ’80, faltaba a dar clases porque se sumaba a la protesta del sindicato docente por el estado de la educación argentina… pero como en un colegio privado, donde le pagaban más y si no daba clases la echaban, ahí no le preocupaba tanto el estado de la educación argentina. Ella también me enseñó, por la negativa, que es lo que no se debía hacer.

Y en estos días este recuerdo volvió, porque la educación zarateña, o para ser más justos algunos de los responsables de la educación zarateña, dieron un ejemplo de que es lo que no se debe hacer, nos enseñaron por la negativa, cómo hay que accionar. Porque les importó más el partidismo que la educación, más el pasado que el futuro.

Como una de las instituciones más antiguas de la Provincia de Buenos Aires, los Consejos Escolares existen desde el 29 de noviembre de 1873 cuando la Convención Constituyente de la Provincia de Buenos Aires sancionó la Constitución que, por primera vez, estableció la figura de los Consejos Escolares de cada jurisdicción territorial de la Provincia. Algunas de sus funciones son: – Implementar en sus respectivos distritos la ejecución de los actos administrativos; – Administrar los recursos que por cualquier concepto le asigne la Dirección General de Cultura y Educación; – Intervenir y fiscalizar todo trámite administrativo vinculado a: 1) Toma de posesión; 2) Tareas Pasivas; 3) Juntas Médicas; 4) Licencias; 5) Seguro colectivo y escolar; 6) Salario Familiar; 7) Reconocimientos Médicos; 8) El pago de sueldos y remuneraciones del Personal Docente, Administrativo, Obrero y de Servicio de los establecimientos del distrito y Personal Administrativo de las demás reparticiones distritales de la Dirección General de Cultura y Educación y del Consejo Escolar local, conforme a las indicaciones que se impartan desde la Subsecretaría Administrativa.

Cierto es que no tienen responsabilidad directa en las cuestiones académicas del Distrito, que por cierto es bastante malo, dado que esa es incumbencia de las autoridades zonales de la Dirección General de Cultura y Educación, dado que su rol es ser apoyo a estas autoridades.

Si bien el Consejo Escolar no es un establecimiento educativo, bien pueden caberle las recomendaciones emanadas del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires que, aunque ya desactualizadas, establecen un protocolo de manejo frente a casos sospechosos de coronavirus y las indicaciones para la limitación del coronavirus en establecimientos educativos.

No se entiende entonces el accionar de las autoridades del Consejo Escolar de Zárate respecto a los casos de COVID-19 positivo diagnosticados la semana pasada entre quienes desarrollan sus tareas laborales en él.

No se entiende en términos individuales como organismo y no se entiende en tanto educador respecto al ejemplo que tiene que dar una institución pública.

¿Por qué no se hace público que hay contagios de COVID-19 en el Consejo Escolar de Zárate?

Y no es cuestión de hacer caza de brujas o macartismo epidemiológico. Se trata de responsabilidad ciudadana, algo que muchos pregonan y no tantos ponen en práctica. Se trata de no ser irresponsables. ¿Por qué?

Porque en el Consejo Escolar de Zárate hay casos de COVID-19 que fueron diagnosticados en el transcurso de la semana pasada y se siguió atendiendo a proveedores de obras, servicios y mercadería del Consejo, y ninguno de ellos fue informado al respecto.

Sin información oficial, hay quienes dicen que hoy el Consejo Escolar abrirá normalmente y quienes afirman que permanecerá cerrado. Todo dependerá de las consecuencias de la desinfección que hubo el viernes pasado, día que también se atendió a los que iban a registrar títulos y cursos. ¿Por qué no se informa cuál es la realidad? A esa gente la atendió personal que estuvo en contacto directo con casos positivos de COVID-19 y que no fue ni aislado ni testeado.

Como el caso de Alejandro Cimiotta, como el caso de Rosana Núñez, ¿Qué se necesita para que se reconozca públicamente los positivos de los funcionarios? ¿La denuncia pública con nombre y apellido? Nos preguntamos entonces, porque es información reservada, ¿Es cierto que la Presidente del Consejo Escolar de Zárate Mariana Vargas es uno de los casos positivos de esta institución?

Pero nos tenemos que cuidar y cuidándonos cuidamos a quienes nos rodean. Callando, las autoridades del Consejo Escolar no se cuidan, no cuidan a sus empleados, ni cuidan a quienes estuvieron en contacto con algunos de ellos.

La forma en que los educadores educan, y gran parte de los miembros del Consejo Escolar lo son, es con el ejemplo. En este caso, demostrando qué es lo que no se debe hacer.

Link: https://principedelmanicomio.wordpress.com/2020/09/28/educando-con-el-ejemplo-el-mal-ejemplo/